El BID publicó el libro sobre economía creativa y cultural “La Economía Naranja: una oportunidad infinita”. Esta publicación invita a generar un debate en América Latina y el Caribe sobre la contribución de la creatividad como un elemento integral del desarrollo económico y social, elaborado por los funcionarios del BID, Felipe Buitrago e Iván Duque.

La Economía Naranja es el conjunto de actividades que permiten que las ideas se transformen en bienes y servicios culturales, cuyo valor está determinado por su contenido de propiedad intelectual más que por su valor de uso.

Es la combinación del arte y patrimonio + las industrias culturales + los nuevos medios y software; y en 2011, la Economía Naranja alcanzó, en total, los US$4,3 billones.

El Centro Cultural del BID fue creado en 1992 y tiene dos objetivos principales:

1) contribuir al desarrollo social por medio de pequeños proyectos que promueven y cofinancian iniciativas culturales con un impacto social positivo en la región, y

2) fomentar las expresiones artísticas del los países miembros del BID, con énfasis en América Latina y el Caribe, a través de programas culturales y el entendimiento mutuo entre la región y el resto del mundo.