“Uruguay es un país interesantísimo para la C4D”

Home
Novedades
“Uruguay es un país interesantísimo para la C4D”

“Uruguay es un país interesantísimo para la C4D”

Entre el 29 de julio y el 2 de agosto se realizó en la Universidad de Montevideo la denominada Semana de la C4D (Comunicación para el Desarrollo). El encuentro, abierto para todo público, buscó iniciar un diálogo entre estudiantes, académicos y profesionales del área. En dicha oportunidad, conversamos con la profesora Victoria Gómez, responsable por estas actividades y difusora de la temática en la comunidad.

¿Cuál fue la propuesta de la Semana de la C4D? 

La propuesta fue reunir, en un ciclo de charlas diversas, algunas reflexiones y proyectos interesantes vinculados a la Comunicación para el Desarrollo (C4D), y generar así un espacio, primero que nada, de encuentro entre “curiosos” y “experientes”.

La presencia de estudiantes y de egresados de distintas generaciones, así como de profesionales sin conexión previa con la universidad, es un indicador de que esta conversación interesa, y de que nos acercamos a ese objetivo de empezar a encontrarnos intencionalmente. Los vínculos y pequeños proyectos de trabajo conjunto entre los participantes que surgieron a raíz de la Semana de la C4D también nos animan a pensar que la instancia dio sus frutos.
La iniciativa surge de detectar un interés muy genuino, y no lo suficientemente satisfecho, por este campo en estudiantes y profesionales de la comunicación con los que tenemos contacto en nuestra tarea universitaria. Las propias experiencias de varios de nuestros egresados muestran que, más allá del aspecto vocacional, es un sector con condiciones de trabajo muy atractivas para profesionales de todos los perfiles, desde productores audiovisuales hasta periodistas, pasando, por supuesto, por los interesados en la gestión estratégica de la comunicación.

¿De qué manera se vincula con el seminario que ofrece la UM?

Sin duda, continúa la línea de trabajo del seminario de C4D que se ofrece para estudiantes de 3º y 4º de la licenciatura, en cuanto a retomar las actividades profesionales de comunicación desde una perspectiva “nueva”, con sus especificidades de análisis, de estrategia y de ejecución. Es un objetivo acotado, que apenas logra sobrevolar contenidos clave como la gestión de redes o la facilitación de procesos participativos en el territorio, por ejemplo. Pero que se ha mostrado muy eficaz en trabajar las continuidades, los puentes, las conexiones que favorecen la integración de una perspectiva de Comunicación para el Desarrollo en cualquier actividad profesional del egresado (periodismo, publicidad, cine, comunicación política, etc.).
La idea de la Semana de la C4D fue llevar esa aproximación a un formato más logísticamente accesible, que diera un paso hacia el nexo entre estudiantes y profesionales quienes están haciendo un camino en C4D desde sus emprendimientos u otras experiencias profesionales, formándose, investigando.

No es un área presente a nivel de grado, ¿cuál es tu visión, como académica, sobre su incorporación en los planes de estudio de las universidades?

Hay un tema de nomenclaturas, para empezar, y a veces la visibilidad se juega en esos términos. Por ejemplo, en la UM empezamos a hablar específicamente de Comunicación para el Desarrollo hace tres años, pero el énfasis en formar profesionales que hicieran contribuciones significativas, desde su expertise, a los temas que hacen a lo que llamamos –con mayor o menor acuerdo- “desarrollo” está presente, en línea con la misión de la universidad, desde el primer plan de estudios, en los proyectos de investigación, en los proyectos de fin de carrera, en las actividades de extensión en vínculo con organizaciones de la sociedad civil… Y los resultados se ven en los egresados, muchos de los cuales se desempeñan con solvencia y entusiasmo en el campo de la comunicación no comercial, en organizaciones públicas y privadas. Quizá en algunas universidades la apuesta ha sido más hacia la transversalidad que a la especialización, con honrosas excepciones como el Taller de Comunicación Educativa y Comunitaria de la UDELAR.

Pero eso no quiere decir que sea suficiente, o que el campo no requiera una formación específica más intensa. En 2010, un estudio del experto internacional Alfonso Gumucio-Dagron señalaba la necesidad de mayor formación en C4D y el cambio social en Uruguay. Esa fue uno de los disparadores del Grupo de Trabajo en Comunicación para el Desarrollo convocado por UNESCO y en el que participamos todas las universidades del país con carreras de Comunicación, la UTU,  incluso. Claro que nos falta mucho, sobre todo si nos comparamos con el desarrollo en algunas otras partes del mundo; todavía recuerdo mi sorpresa cuando, a poco de haberme licenciado, me cruzo con un programa de doctorado de la Universidad de Wageningen que se llamaba nada más y nada menos que “comunicación para el cambio social”. No lo podía creer. 

¿Qué lecciones aportó el encuentro? ¿Hacia dónde apuntaría una segunda edición?

Estamos muy satisfechos con la respuesta a este primer paso para extender más allá de los ámbitos curriculares una conversación que nos parece relevante y que tiene muy entusiasmados a académicos y profesionales de todo el mundo.
Quizá lo mejor de esta primera experiencia fue que el protagonismo lo tuvieron, en gran medida, profesionales jóvenes. Llevan el espíritu universitario en su mejor expresión, como esa capacidad de continuar haciéndose preguntas sobre sus prácticas y comprometiéndose con la búsqueda de mejoras para todo el sector en el que trabajan, más allá de sus proyectos particulares.

En una segunda edición, sería interesante mantener esta mirada desde las prácticas, complementándolo con la visión de profesionales y académicos experientes en al área de C4D, uruguayos y extranjeros. Habría que encontrar, a su vez, algún formato complementario para indagar en la comunicación comunitaria y sus desafíos con mayor profundidad.

¿Existe un escenario de Comunicación para el Desarrollo en Uruguay?

Uruguay es un país interesantísimo para la C4D. Tenemos un mix particular de desafíos de “sub desarrollo” con problemas propios del mundo “desarrollado” -por seguir esta lógica que bien valdría cruzar con otras perspectivas como las del buen vivir-. Y tenemos una población altamente alfabetizada y familiarizada con nuevos dispositivos de comunicación. Más allá de la escala, que permite realizar actividades de alto impacto con recursos que para países con otras dimensiones serían impensables.

¿Qué está sucediendo fuera del país?

Parecería lógico hablar de la crisis mundial, de las movilizaciones en respuesta, del rol dinamizador de las TICs en todo esto, y también de la vigencia de las otras redes sociales. De las tensiones entre lo local y lo global, que también estamos viviendo en Uruguay, sin lugar a dudas. En el mundo académico, dos referencias para los que seguimos las tendencias en investigación en comunicación son las conferencias de la Asociación Internacional de Comunicación (ICA)  y de la Asociación Internacional de Investigación en Medios y Comunicación (IAMCR), sobre todo esta última por su integración más cosmopolita y latin friendly. Tuve oportunidad de participar de ambas en junio de este año y, a juzgar por los contenidos de las conferencias centrales -aquellos pocos espacios despegados del sin fin de paneles simultáneos de las distintas secciones temáticas-, la comunicación para el cambio social global es ya mainstream. Las crisis, y en particular las tensiones en aumento entre crecimiento y equilibrio ecológico, están en el centro de la agenda académica, así como los análisis cruzados sobre el rol que las nuevas tecnologías pueden desempeñar en los cambios necesarios.

Victoria Gómez  es docente e investigadora en la Universidad de Montevideo, especializada en el área de Comunicación para el Desarrollo y gestión social, evaluación de proyectos sin fines de lucro y mediación comunitaria.

 

Sea el primero en comentar

Leave a Reply

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notify of